Adiós a las series online

Esta semana se conocía el cierre de nuevas páginas para visionar series y películas online, como ‘Series Pepito’ o ‘SeriesLy‘. A principios de año cayeron algunas de sus compañeras como ‘Series Yonkis‘. De tal modo que ahora ya no es posible descargar ni visualizar estos materiales en la red.

Esta medida surge a partir de la Ley de Propiedad Intelectual que pretende combatir las descargas ilegales. Aplicado a este caso, quiere suprimir los enlaces a servidores que pertiman ver en ‘streaming’ contenidos tanto nacionales como interacionales que tengan derechos de autor. Hay que recordar que estas webs no ofrecen directamente las descargas sino una serie de enlaces. Las webs en cuestión han manifestado su descontento ante esta ley que dicen que no es realista y seguirán abiertas aunque únicamente como foro de debate y de información.

Series ly

Esta medida ha generado una división en la red entre los usuarios que están a favor de la Ley y los que se posicionan en contra. Por un lado, es cierto que los derechos de autor de películas y series merecen un respeto y reconocimiento (tanto intelectual como económico). Pero por otro, hay multitud de series que no están disponibles en España y no hay otro método sencillo de acceder a ellas. Muchos usuarios llegan incluso a afirmar que han mejorado su inglés en Series Yonkis o páginas similares gracias a las diferentes opciones de elegir idioma y subtítulos.

Las webs están limitadas y la polémica servida: los derechos de autor van a impedir la difusión de series que no se emiten en la televisión española, ¿hasta qué punto va a perder riqueza nuestra cultura y nuestro ocio? Y por otro lado, sabiendo que el mundo cibernético no tiene fronteras, ¿cuánto tiempo tardarán en aparecer sustitutos para estas webs?

Transmedia en La que se Avecina

La semana pasada la popular serie española ‘La que se avecina‘ celebró su capítulo número cien. Los guionistas querían introducir en este episodio alguna novedad, algo que lo diferenciara de los demás para celebrar el centenario. De esta forma surgió la idea de que los personajes traspasaran la pantalla y se encontraran con la realidad. La trama comienza con un foco que se cae y los vecinos se dan cuenta de que los espían. Así es como se enteran de que en realidad son personajes de una serie de éxito en Telecinco. “Salen” de su barrio y, tras un paseo por Madrid, se reúnen con uno de los directivos de la serie que les cuenta que cada lunes baten récords de audiencia. Tras el encuentro, deciden quedarse a vivir en “el mundo real”, pero la gente los reconoce, les piden fotos y autógrafos y deciden volver a la tranquilidad de su barrio, aunque no sea real. Pero antes amenazan a los guionistas para que sus vidas dejen de sufrir tantos altibajos.

El capítulo, una semana más, fue líder de audiencia con un 24,1% de share (4.1 millones de espectadores). Además, generó miles de comentarios en las redes sociales. Un ejemplo más de cómo en ocasiones los límites entre realidad y ficción se difuminan.

La serie que traspasa la historia

Águila Roja es una de las series más exitosas del panorama televisivo español actual, que en estos momentos se encuentra emitiendo su sexta temporada. Sus datos de audiencia así lo avalan: el número de espectadores de cada noche siempre es superior a los tres millones y la media está en torno a cuatro. Lo que se traduce en un share de alrededor del 20%. Su record de audiencia se produjo con el capítulo siete de la tercera temporada: Un misterioso castillo que consiguió una cuota de pantalla del  32,5%.

Águila Roja ofrece más que los capítulos de su serie en televisión (que además se pueden ver en modo a la carta en Internet). Su página web alberga numerosos contenidos para que los fans de la serie puedan conocer más aspectos de su producción. Es posible ver cómo los actores se visten y maquillan para conseguir la ambientación, qué hechos de la historia fueron reales en la época en la que se desarrolla la trama e incluso ofrece vídeos para conocer mejor a los personajes. Además se realizan encuentros digitales para que los fans interactúen con los actores que interpretan a los personajes.

Pero la serie ofrece además historias que traspasan la trama. Se ha creado ya un videojuego que se puede utilizar para diferentes soportes. Se puede jugar directamente on-line desde la página web de la serie. Tan solo hay que registrarse y es gratuito. También ha creado el juego para tabletas y smartphones, que ya ha obtenido más de 100 mil descargas en Play Store. Este juego ofrece más posibilidades porque permite coleccionar a los diferentes personajes de la serie. Mientras se juega cada fan de la serie puede construir su propia historia a través de los personajes que  puede elegir.

También se ha editado ya el libro: ‘El siglo de Águila Roja’. Escrito por José Ángel Mañas, descubre las aventuras, costumbres y curiosidades de la época en la que se desarrolla la historia. Es un recorrido guiado por los personajes Gonzalo y Satur en el Madrid del siglo XVII. Además ya está una versión en funcionamiento de una aplicación para Ipad en la que se ofrece contenido exclusivo, por ejemplo los nuevos capítulos están disponibles una semana antes de su emisión en la televisión.

Águila Roja nació como una serie televisiva pero que se ha convertido en una historia que traspasa a la trama. Sus fans pueden interactuar, además de por las redes sociales, por otros caminos que le permiten crear su propia trama para los personajes de la serie. Es un buen ejemplo de mensaje deconstruido vuelto a construir por la audiencia a través de todos los contenidos ofrecidos que ayudan a conocer más en profundidad el mensaje, el contenido y su “trastienda”, es decir, cómo se realiza.

La tele nos quita el sueño

Hace poco más de un mes finalizaba la primera edición de Pequeños gigantes en Telecinco con más de tres millones de espectadores. Cifras cercanas obtuvieron las versiones con niños de Tu cara me suena mini, en Antena 3 y MasterChef Junior en TVE. Que los más pequeños sean los protagonistas en los programas de televisión no es nada nuevo, pero lo cierto es que los talent show infantiles están triunfando. Los niños son ilusión, espontaneidad, emoción. Y eso gusta.

Sin embargo, como se decía en EL PAÍS hace unas semanas, resulta “controvertido” que dichos formatos televisivos se emitan en prime timees decir, en una franja de horario protegido en el que se supone que los niños no deberían de estar sentados frente al televisor.  Son programas con un atractivo evidente para los menores y destinados a un público familiar. Como apuntaba en ese mismo artículo Alejandro Perales, presidente de la AUC (Asociación de Usuarios de la Comunicación), estos programas deberían emitirse antes de las 22:00 para evitar que el menor se quede delante de la pantalla hasta tarde y pierda horas de sueño, lo que puede afectar a su salud y a su rendimiento. Además, de la posibilidad de que los niños vean contenidos inadecuados.

“Con los datos que tenemos acerca de que los niños españoles duermen menos que la media de la UE, con los datos del Informe Pisa…, resulta increíble que los horarios televisivos de prime time se retrasen cada día más”, decía Nieves Alarcón, vicepresidenta primera de ARHOE (Asociación para la Racionalización de los Horarios Españoles). “Cuando los niños europeos duermen, los niños españoles empiezan a ver la tele… Somos un verso suelto en Europa. Ni el Gobierno hace su parte, ni los consejeros delegados de las cadenas, la suya”, añadía.

Ya han sido varias las entidades de este tipo que se han reunido con los responsables de los distintos canales de televisión de nuestro país para que adelanten los horarios de emisión de estos programas, por ejemplo, a la franja que va de las 20:00 a las 22:00, como propone Perales. Todos están de acuerdo, pero ninguno da el primer paso. Las cadenas también coinciden en refugiarse en el argumento de que los programas se reemiten en horario infantil en los mismos canales o en sus canales infantiles, y en que también están disponibles en sus web sites.

Sin embargo, Nieves Alarcón considera estos argumentos como “un intento de las cadenas por descargar la conciencia. La ilusión del niño es comentarlo con su vecino o con su compañero de colegio en el momento, no días después”. En la misma línea, Alejandro Perales lo valora como “un buen gesto”, pero estos concursos hay que verlos en el momento. “La televisión es inmediatez y existe el ansia de la primera emisión”, explica.

Si se analiza la situación de un modo más general, vemos que el problema de los horarios de emisión también afecta a los adultos. Como se apuntaba en otra información de EL PAÍS, una de las razones de que los españoles durmamos una hora menos de media que el resto de los europeos es el horario de emisión de los programas de máxima audiencia. Según los cálculos de ARHOE, el 90% finalizan más tarde de las 23.30 y el 55%, después de la medianoche. Dichos horarios vienen marcados por las jornadas laborales y mientras el pico de audiencia siga en las 22:30, es inevitable cambiar las horas de emisión.

La acumulación de horas perdidas de sueño puede tener sus consecuencias a largo plazo: ansiedad, agresividad, falta de atención, bajo rendimiento laboral y académico, mayor riesgo de accidente, etc. Además, la falta de sueño afecta a los hábitos de alimentación y al metabolismo, lo que puede terminar siendo la causa de enfermedades cardiovasculares (obesidad o diabetes) o incluso la primera manifestación de trastornos neurodegenerativos como el Parkinson, alerta el Comité Español de Acreditación Medicina del Sueño (CEAMS). Sus expertos calculan que un tercio de los españoles sufre algún tipo de trastorno del sueño: un 19% de la sociedad presenta habitualmente somnolencia excesiva durante el día y un 5% interfiere de manera importante en su calidad de vida.

Desde la ARHOE se quiere promover “un gran pacto nacional” que, además de las cadenas públicas y privadas, incluya a empresarios, sindicatos, Gobierno y sociedad civil. Aseguran que los horarios de emisión son claves, pero es necesario un cambio profundo en todos los niveles.

FUENTES:

http://cultura.elpais.com/cultura/2014/10/04/television/1412444545_128940.html

http://cultura.elpais.com/cultura/2013/09/11/television/1378919195_299300.html

Comienza la sintonización

Os damos la bienvenida a nuestra ‘Tele Amarilla’ que viaja dentro de nuestro Submarino Digital.

En este espacio trataremos temas relacionados con el mundo televisivo y la comunicación. Analizaremos diferentes espacios, programas y series desde un prisma informativo pero a la vez entretenido: desde los reality shows hasta el salto de la televisión a Internet. Se comentarán aspectos poco frecuentes o debates candentes que interesan por la novedad y son tendencia actualmente.

Esperamos vuestros comentarios y ¡gracias por sintonizar nuestra Tele Amarilla!