Adiós a las series online

Esta semana se conocía el cierre de nuevas páginas para visionar series y películas online, como ‘Series Pepito’ o ‘SeriesLy‘. A principios de año cayeron algunas de sus compañeras como ‘Series Yonkis‘. De tal modo que ahora ya no es posible descargar ni visualizar estos materiales en la red.

Esta medida surge a partir de la Ley de Propiedad Intelectual que pretende combatir las descargas ilegales. Aplicado a este caso, quiere suprimir los enlaces a servidores que pertiman ver en ‘streaming’ contenidos tanto nacionales como interacionales que tengan derechos de autor. Hay que recordar que estas webs no ofrecen directamente las descargas sino una serie de enlaces. Las webs en cuestión han manifestado su descontento ante esta ley que dicen que no es realista y seguirán abiertas aunque únicamente como foro de debate y de información.

Series ly

Esta medida ha generado una división en la red entre los usuarios que están a favor de la Ley y los que se posicionan en contra. Por un lado, es cierto que los derechos de autor de películas y series merecen un respeto y reconocimiento (tanto intelectual como económico). Pero por otro, hay multitud de series que no están disponibles en España y no hay otro método sencillo de acceder a ellas. Muchos usuarios llegan incluso a afirmar que han mejorado su inglés en Series Yonkis o páginas similares gracias a las diferentes opciones de elegir idioma y subtítulos.

Las webs están limitadas y la polémica servida: los derechos de autor van a impedir la difusión de series que no se emiten en la televisión española, ¿hasta qué punto va a perder riqueza nuestra cultura y nuestro ocio? Y por otro lado, sabiendo que el mundo cibernético no tiene fronteras, ¿cuánto tiempo tardarán en aparecer sustitutos para estas webs?

Anuncios

La serie que traspasa la historia

Águila Roja es una de las series más exitosas del panorama televisivo español actual, que en estos momentos se encuentra emitiendo su sexta temporada. Sus datos de audiencia así lo avalan: el número de espectadores de cada noche siempre es superior a los tres millones y la media está en torno a cuatro. Lo que se traduce en un share de alrededor del 20%. Su record de audiencia se produjo con el capítulo siete de la tercera temporada: Un misterioso castillo que consiguió una cuota de pantalla del  32,5%.

Águila Roja ofrece más que los capítulos de su serie en televisión (que además se pueden ver en modo a la carta en Internet). Su página web alberga numerosos contenidos para que los fans de la serie puedan conocer más aspectos de su producción. Es posible ver cómo los actores se visten y maquillan para conseguir la ambientación, qué hechos de la historia fueron reales en la época en la que se desarrolla la trama e incluso ofrece vídeos para conocer mejor a los personajes. Además se realizan encuentros digitales para que los fans interactúen con los actores que interpretan a los personajes.

Pero la serie ofrece además historias que traspasan la trama. Se ha creado ya un videojuego que se puede utilizar para diferentes soportes. Se puede jugar directamente on-line desde la página web de la serie. Tan solo hay que registrarse y es gratuito. También ha creado el juego para tabletas y smartphones, que ya ha obtenido más de 100 mil descargas en Play Store. Este juego ofrece más posibilidades porque permite coleccionar a los diferentes personajes de la serie. Mientras se juega cada fan de la serie puede construir su propia historia a través de los personajes que  puede elegir.

También se ha editado ya el libro: ‘El siglo de Águila Roja’. Escrito por José Ángel Mañas, descubre las aventuras, costumbres y curiosidades de la época en la que se desarrolla la historia. Es un recorrido guiado por los personajes Gonzalo y Satur en el Madrid del siglo XVII. Además ya está una versión en funcionamiento de una aplicación para Ipad en la que se ofrece contenido exclusivo, por ejemplo los nuevos capítulos están disponibles una semana antes de su emisión en la televisión.

Águila Roja nació como una serie televisiva pero que se ha convertido en una historia que traspasa a la trama. Sus fans pueden interactuar, además de por las redes sociales, por otros caminos que le permiten crear su propia trama para los personajes de la serie. Es un buen ejemplo de mensaje deconstruido vuelto a construir por la audiencia a través de todos los contenidos ofrecidos que ayudan a conocer más en profundidad el mensaje, el contenido y su “trastienda”, es decir, cómo se realiza.